Inversores

© Copyright TESS

El inversor es el dispositivo que tiene por objeto principal transformar la corriente eléctrica de continua a alterna. Existen tres tipos de inversores:

 

Inversores de conexión a la red. (No autónomos)

La salida del inversor está conectada directamente a la red de distribución de la compañía eléctrica sin pasar por los equipos de consumo de la vivienda.

 

Inversores para instalaciones aisladas con batería. (autónomos)

Disponen de una batería que almacena la energía eléctrica, cuando no se necesita para el consumo, por ejemplo,  en una instalación de iluminación que no siempre está encendida.

 

Inversores para instalaciones aisladas sin baterías. (autónomo)

No existe batería en que almacenar energía, lo que significa que la energía que se va produciendo tiene que ser utilizada según se origina. Por ejemplo; el caso de un equipo de extracción de agua de un pozo con aporte solar, que va utilizando la energía generada de forma continua.

 

El inversor puede ser:

 

  • Monofásico o bifásico si la potencia nominal del SFV-IR no excede de 10.0 kW; y

  • Trifásico si la potencia nominal del SFV-IR es superior a 10 kWp.

©2020 Turbo Energy Services and Solutions S.A de C.V.